Discapacidad / Manual para Periodistas


A continuación presentamos algunas de las recomendaciones que entrega el Fondo Nacional para al Discapacidad (Fonadis) para que los comunicadores cuenten con pautas y orientaciones simples para tratar los temas de discapacidad. Todas ellas forman parte del denominado “Manual de Estilo para Periodistas”:
  • Utilice el concepto “personas con discapacidad” antes que minusválido. Una condición de discapacidad puede desembocar o no en minusvalía.
  • Cuando sea posible subraye la valía de todo individuo hablando de una “persona que tiene una discapacidad” o de una “persona que es sorda” en lugar de decir, a secas, “discapacitados” o “sordos”.
  • Muestre a las personas con discapacidad como figurantes y en papeles secundarios que no dejen centrar la atención en su discapacidad.
  • Cuidado con los mitos. Evite que se coloque en un pedestal a las personas con discapacidad. Dirija su entrevista como lo haría con cualquier otra persona. Evitar también presentar a los discapacitados como personas dependientes o lastimosas.
  • Otros estereotipos que deben eliminarse incluyen la presentación de personas discapacitadas como inherentes beatas o asexuales, gratuitamente peligrosas o dotadas singularmente de una habilidad especial debido a su impedimento.
  • Muestre a la gente con discapacidad desarrollando actividades corrientes y cotidianas, como cocinar, realizando trámites, comprando, etc.
  • Trate a los adultos como adultos. Diríjase a las personas con discapacidad por el nombre de pila sólo cuando llamen por el nombre de pila a todos los adultos presentes. Además es importante que le hable directamente a la persona y no a su acompañante (si es que hay uno).
  • No se ponga nervioso si se le ocurre utilizar expresiones que parezcan tener que ver con una discapacidad como, por ejemplo, ‘nos veremos luego’, ‘vaya andando por aquí’, o ‘vayamos corriendo’ son expresiones corrientes que todo el mundo utiliza.
  • Preste atención a la curiosidad natural y la ocasional situación embarazosa que puede producirse en contextos sociales en que figuran personas discapacitadas. Cuando fuese apropiado, proporcione ejemplos positivos en que dicha curiosidad se satisfaga y a la vez disminuya esa incomodidad.
  • Incluya en los productos de los medios de comunicación (noticias, reportajes, documentales) a personas discapacitadas, además de aquellas cuya historia es el tema principal.
  • Considere cuidadosamente las palabras utilizadas para describir o caracterizar a personas discapacitadas. Evite frases que puedan rebajar a dichas personas ( por ejemplo, ciego como un topo, sordo como tapia).
  • Presente los logros y las dificultades de las personas discapacitadas sin insistir en la incapacidad y sin tampoco sobredimensionarla. Por ejemplo, en relatos e informes documentales, sólo debe señalarse el hecho que una persona tenga una discapacidad cuando es directamente pertinente.
  • Entregue al público un panorama realista sobre las posibilidades de la acción preventiva, de la rehabilitación, de las medidas de accesibilidad.
  • Cuando le presenten a una persona con discapacidad, lo propio es ofrecer la mano para el saludo. Aún la gente con un uso limitado de la mano que utilice un miembro artificial puede estrechar la mano.

PUBLICADO POR KLGO. ALEXIS MOYA ROMERO

Categorías: